Dogbane Beetle

sábado, 27 de octubre de 2012

Odiando.

Odio que la gente no tenga placeres sencillos, que su pinche esnobismo culero los ciegue y ojo que no sólo hablo de aquellos que pistean dom perignon, me refiero igual a esos que toman caguama, que fuman mota y "viven al día" pero cualquier cosa que se abstenga se su radicalismo social es vana y superflua. Entonces, las canciones que no sean de la banda desconocida miltrescientosochentaynuevemilmillones, nosta chida, sí el grupo musical en cuestión no es del movimiento underground post-punk-rapero-lion ska, pues no sirve, caca, caca mal hervida. Soy tan rebelde por que me esfuerzo en serlo.

Y qué güeba. La neta.
Nada como la sencillez de meterte las manos en las sobacas y olerlas y deleitarte con tu propio sudor amargo, o jugar con las bolitas de nesquik en la leche, o tomarte un café cargado, o sacarte la cerilla con un incaible. Y amarlo, amar con cada célula de tu pinche cuerpo veinteañero, las pequeñas pero placenteras estupideces que definen tu soledad y no buscarle significado, y no pensar cada segundo si lo que haces es demasiado mainstream para el sector en el que te desenvuelves.
Y no hablo de hipsters, neta.

Hablo de la vida, compadres.

Santa pizza madre de dios, mátalos a todos por favor. 

3 comentarios:

Guillermo Lamphar dijo...

Amén, así de sencillo. Aunque no siempre se logre esto debería de ser una forma en la que medir la vida.

Alexander Ortiz dijo...

¿Podemos tomarlo ya como el manifiesto anti-hipster?

Pero bien chica, esta lindo que nos recuerdes que la vida esta hecha de los detalles. De los sencillo, sobre todo

Selvita dijo...

escribes muy bien
pasate por mi blog

http://lornea.blogspot.com